exposicion 100 años de la aviación barcelona

Por Redacción

Viajar en avión era hace un siglo una actividad única para las elites. En 2014 se festejó el centenario del primer vuelo comercial con usuarios. Al no existir infraestructura, se operó en un hidroavión que efectuó a 120 km/h el camino entre St. Petersburg en Florida (USA), hasta Tampa, en el mismo estado. El único pasajero fue un exalcalde de la región, quien pagó una fortuna por ser el primer pasajero.

Celebridades

A lo largo de varios años los vuelos eran un lujo al que solo accedían las elites económicas y culturales. En este sentido, tienen presencia en la exhibe las estrellas del cine y la música que hallaron en el avión su medio idóneo para lograr los países donde se habían transformado en fenómenos de masas. Conjuntos como The Beatles y estrellas del cine Audrey Hepburn, Gary Cooper, Marlene Dietrich y Ella Fitzgerald. En la expo asimismo puede verse una fotografía del directivo Orson Welles rodando una película con la terminal de Barajas, en el fondo, en Construcción.

La exposición establece un diálogo entre la fotografía y la aviación, 2 mundos que han evolucionado técnica y socialmente paralelamente. La aviación comercial se ha democratizado y la fotografía asimismo.

helicoptero

Las miradas fotográficas asimismo han evolucionado desde la mirada de los vanguardistas de la fotografía sobre la fotografía de los vanguardistas de la aviación, pasando por la mirada fotoperiodística de Alfonso hasta llegar a instantáneas mucho más artísticas como las de Josep Manuel Ballester, Premio Nacional de Fotografía en 2010.

VISITA LIBRE O GUIADA A FAMILIA

El horario es de diez:00 a 13:30. De las 11:00 a las 13:30 hay exhibición operativa en tierra y en vuelo de aeronaves tradicionales. A las 13:30 es la clausura de la exposición. Aparte de diez a 12.00 puede efectuar, si lo quiere, una visita dirigida a los hangares, si bien esta actividad no es gratis, la aportación es de 7 euros por adulto y los inferiores de hasta 15 años, 1 euro. De todas maneras, les afirmaré que conocer la Fundación vale mucho la pena, si bien decida no conocer los hangares que, insisto, es la única cosa de la día de puertas abiertas que sí que debe pagarse si se desea realizar (deseo aclarar que conocer la Fundación no supone ingresar en los hangares).

Nosotros jamás llegamos a conocer los hangares. En la primera visita mis hijos preferirían ir por libre, haciéndose fotografías aquí y allí y parándose aproximadamente tiempo en esos aeroplanos que mucho más les llamaban la atención. Mi hijo pequeño se encontraba tan entretenido que, si bien habían preparado unas mesas a fin de que los mucho más pequeños pintaran dibujos de aeroplanos, no deseó sentarse ni un minuto ni subir a Pitts Pedal. Y en la segunda visita toda nuestra atención la captaron Papá Noel y los halcones y otras aves, conque los hangares van a quedar para otra ocasión.

Deja un comentario