emisiones de gases transporte marítimo frente aviación

¿Cuánto CO2 emite la aviación?

En 2018 los vuelos nacionales y también de todo el mundo difundieron cerca de 895 millones de toneladas de CO2 (MtCO2), que es el 2,4% de las emisiones mundiales de CO2 similares con la energía. Dicho de esta manera y usando los datos de nuestra IATA (asociación en todo el mundo del transporte aéreo) no semeja elevado en relación a otras ocupaciones económicas. No obstante, hay algo de trampa. Según la ONG europea Finance and Trade Watch, si tuviésemos presente todas y cada una de las emisiones de gases de efecto invernadero, y no solo el CO2, se alcanzaría el 5%. Particularmente, las emisiones de óxidos de nitrógeno (NOx) y las estelas de condensación (mezcla de hollín y vapor) que se forman en algunas condiciones causan asimismo calentamiento global. A esto habría que añadir todos y cada uno de los impactos medioambientales debidos a la extracción del carburante, la fabricación de maquinaria y la construcción de aeropuertos. Para ver lo que esto quiere decir: por cada tonelada de CO2 emitida, 3 m2 de hielo se funden en el Ártico. Si un individuo efectúa un vuelo ida y vuelta de Viena a las Islas Canarias esto provocará la fusión de unos 4,5 m2 de hielo ártico.

En pos de comburentes alternos sostenibles

La industria de la aviación ha emprendido un sendero sin retorno hacia la sostenibilidad a través de la eficacia y la reducción de emisiones.

En los últimos tiempos se realizaron esenciales adelantos en la tecnología de los motores de las aeronaves, en la administración del tráfico aéreo y en la utilización de comburentes sostenibles. Todos ellos son puntos precisos para cumplir objetivos como el de la Unión Europea, que expone que el 63% del comburente para aviación sea sostenible en 2050, o el de la IATA, que fija achicar las emisiones del campo en un 50% en 2050.

ACUERDO DE PARÍS

El estudio jurídico afirma que el Acuerdo de París articula la «reducción de emisiones absolutas en toda la economía», lo que comprende «precisamente» el transporte aéreo y marítimo como ámbitos vitales de las economías nacionales.

No obstante, los autores del informe observan “una confusión infundada” sobre si todas y cada una de las emisiones del transporte marítimo y de la aviación entran en el campo del Acuerdo de París, por el hecho de que “no se hablan de particularmente en el artículo” .

Deja un comentario