donde se encontraba el campo de aviacion de lorca

Ciertos poco afortunados accidentes a lo largo de los vuelos de estudio provocaron bajas en el aeródromo. aviadores, estudiantes y resto de personal de aviación vivían en Lorca. Su historia diaria fuera de la instrucción era gozar del cine en el Teatre Guerra y de los paseos por la localidad. El aeródromo de Alcanara y Torrecilla, con las pistas y los hangares, son testigo de los avatares de aquella gente en esos años… Línea de las Moth y Tiger Moth de la Escuela de Vuelo y Combate en verano de 1938 + Cosas de Lorca. como LLEGA LA AVIACIÓN A LORCA Más allá de los varios ejemplos de cercanía ahora convocados, de la aviación republicana en Lorca, en la localidad no hay fuerzas de aviación ni servicios militares. Sí que hay en Totana, en lo que hace referencia al aeródromo de La Hoya, pero sin solamente relación con la «localidad del sol». En 1936 ahora fué atacada la base naval de Cartagena, asimismo el aeródromo de Los Alcázares. En 1937 va a ser atacada a las afueras de Murcia, la factoría de guerra núm. 20, la de la pólvora de La Ñora, y proseguirá el castigo en la localidad departamental, y en 1938 se unen nuevos objetivos murcianos: Águilas, Mazarrón y la base de la Ribera, y si bien la construcción de un nuevo campo de aviación en Lorca ahora llevaba meses de trabajo, que va a ser uno de esos asaltos al aeródromo 18 de julio, lo que provocará la llegada de algo mucho más que otra pista de aterrizaje, una escuela de aviación entera . A la derecha en primer lugar las Moth, en el fondo las Caudron. A la izquierda los Ni-52C.1 y en el fondo a la izquierda los Xato, en verano de 1938.

aviones

+ CosasdeLorca.com alemán con base en Pollença, Mallorca, bombardeó la base de la Ribera y el aeródromo 18 de julio. , y que en sus fases finales se hacía con el caza Polikarpov I-15, popular por sus pilotos como Ñato). En primer chato el morro de un Ñato que bien podría estar en L’Alcanara de Lorca

Las imperfecciones ocasionados ​​por el Zapatones (de este modo se llamaba este bombardero a baja cota, visto por varios de los estudiantes del curso que a esa hora hacían gimnasia) se centraron en los hangares y depósitos de gasolina que provocaron enormes incendios. La base fue bombardeada nuevamente las noches y madrugadas del diez, 14 y 15 de octubre, y el 2 de noviembre, siempre y en todo momento por estos Zapatones, con desenlaces de carácter mediocre, pero que fueron suficientes para frenar el trabajo de capacitación y entrenamiento que allí se llevaba a cabo. Toda la infraestructura de pistas se encontraba íntegra, no de este modo los hangares, pero ese propósito ahora se encontraba bien localizado y era riesgoso proseguir con sus ocupaciones. Próximamente fueron a moverse a otro rincón mucho más oculto, y no valían los aeródromos populares o los que ya están en el eje de la carretera nacional N-340. Las Grutas de Reyllo se encontraba lleno de bombarderos Katiuska en el mes de octubre de 1938. Y en ese instante, fin de mes, aparece otra alternativa novedosa, el campo de aviación de Lorca, el nuevo, bien escondido a los ojos de todos, prácticamente en la mitad del valle, L’Alcanara. Si bien habían empezado los traslados a otros aeródromos el día 21 de septiembre (El Palmar y Alcantarilla), por mes siguiente se decidía el emplazamiento de esta escuela y su cuadro eventual, y en esta ocasión sería un ubicación considerablemente más sutil y distanciado . De este modo, el 29 de octubre ahora llegaban aquí los primeros aeroplanos, y no era un mero tráfico, venían para quedarse.

Deja un comentario