cual es la aviacion embarcada china

Según los reportes, la Armada del Ejército Habitual de Liberación de China (AEPL) aún no decidió si usar el Shenyang FC-31 (asimismo llamado J-31) como su nuevo avión furtivo embarcado o adoptar una versión cambiada del Chengdu J-20, ahora en empleo por la fuerza aérea del país.

Según los especialistas militares que charlaron de forma anónima con el South China Morning Articulo (SCMP), la Armada de la EPL aún no decidió qué avión de quinta generación debería adoptarse para el florecedor de la aviación naval embarcada de China.

Del J-31 al J-35

Nació como el Shenyang J-31, y fue el segundo avión de combate sigiloso desarrollado en China, creado por cuenta caracteristica de Shenyang para la Fuerza Aérea del Ejército de Liberación (PLAAF) y para la exportación, bajo la designación FC-31 Gyrfalcon. No obstante, el modelo solo atrajo la atención de la Armada, que requería un avión de combate de novedosa generación para equipar a sus futuros portaviones CATOBAR.

Hablamos de una aeronave bimotora de peso medio, afín en categoría a la F-35. En verdad, hace unos 12 años tuvieron rincón en EE.UU. una sucesión de maniobras hábiles de ciberespionaje, orquestadas por China, que consiguieron hurtar múltiples teras de información confidencial de sistemas de armas estadounidenses, entre ellos, blueprints y otros datos importantes de la F-22 y F-35. Y de este modo, el diseño del J-31 fue evolucionando, beneficiado por esa información.

J-35, el avión sigiloso de la Armada China

Nacido como el Shenyang J-31 Gyrfalcon, fue el segundo caza sigilón puesto en vuelo en China , tras el Chengdu J-20. Hablamos de un avión de combate bimotor de peso medio, afín en categoría a la F-35. En verdad, hábiles maniobras de ciberespionaje chino habrían logrado hurtar información clasificada de la F-35 que terminaron prestando asistencia en el diseño del J-31.

La evolución del J-31 era lenta, puesto que la Fuerza Aérea no mostró bastante interés, centrando sus sacrificios en el J-20 y los aeroplanos de 4.5 generación como el J-10C, J – 11B y J-16. No obstante, la situación cambió en el momento en que la PLAN vio el potencial del diseño como caza embarcado.

EL PRIMER VISIONARIO

Si bien el primer portaviones chino, el Liaoning (CV 16), entró en servicio en la Armada china solo un decenio atrás (2012), el sueño del enorme asiático para dotarse de este género de barco capital se remonta a hace mucho más de cien años, poco tras la aparición de los primeros portaviones en estado embrionario, en el momento en que no eran mucho más que cruceros reconvertidos en portahidroaviones.

Para comprender la historia, o explicado de otra forma, la prehistoria de la relación de China con los portaviones, vamos a deber trasladarnos hasta 1916, año en que la República de China, proclamada a fines de 1911 por el Dr. Sun Yat-sen, se encontraba dominada por el gobierno de Beiyang con origen en Pekín.

Deja un comentario