comandante de la aviación fascista italiana

 

“Con el fascismo enarbolado por Mussolini se predispuso el caldo de cultivo idóneo para que aflorara una espiral absorbente en lo político, sistémica en lo económico , arrojadiza en lo popular y beligerante en sus métodos”

Como ahora se ha expuesto en estas líneas, con la milicia facultativa para la Seguridad Nacional que formó una parte de las Fuerzas Armadas de la Italia fascista, esto es, los camisas negras, cometió frenético acoso callejero contra sus infieles, esencialmente, contra los componentes de los sindicatos de izquierda a cuyos pertenecientes se demandaba tomar aceite de ricino. Mencionado lo anterior, cabe referirse a los precedentes que convergieron en el surgimiento del fascismo puro y duro. Primero, hay que iniciar realizando mención a los problemas de queja del honor nacional: Italia, más allá de cantar victoria con los socios en la Guerra Mundial, no quedó complacida con sus intereses territoriales, llegando a destiempo al reparto imperialista, por el hecho de que su siete colonial se circunscribía únicamente a Somalia y Eritrea invadidas a fines del siglo XIX. Segundo, el desafío ideológico previo a la contienda entre un nacionalismo incrementado con la amalgama nacional y la concepción del internacionalismo componente que nutrían a los socialistas, se acomodó a la sociedad con el fiasco que trajo el desenlace de la guerra. Tercero, el desequilibrio popular con el misterio económico y el desempleo recluido por la desmovilización militar y el añadido de las adversidades derivadas de la inflación, huelgas y apropiaciones de factorías. Cuarto, la confirmación de una administración política repudiable, culpada de ineficacia y corrupción; y quinto, la insignificante tradición democrática en la sociedad italiana. Raramente, el neofascismo con sus tentáculos de derecha, otra vez reporta el fascismo a la palestra con la victoria de Giorgia Meloni en las recientes selecciones en general italianas, dirigente del partido Hermanos de Italia originario de la reestructuración del Movimiento Popular Italiano de la Derecha Nacional y forjado por ex- simpatizantes de Mussolini. Hoy en día, con elementos cortados por exactamente el mismo patrón que hace cien años, se comprueba dificultosamente la omisión de identidad étnica y cultural, gracias a la inmigración y propagación de paradigmas liberales que atentan alarmantemente contra la familia y su organización. Y claro, la larga crisis del capitalismo con el ensimismamiento de capital y también intimidaciones de desempleo y marginación popular sufrida por los azotes de la guerra de Ucrania.

El gudario que fotografió el bombardeo de Durango

El Gobierno vasco encargó a uno de sus gudaris fotografiar al pueblo de Durango bombardeado. Ese hombre fue José María Anzola. Firmaba como ‘Antzola’ en medios como Gudari o Euzko Deya.

José María Anzola. Fichero familiar

Deja un comentario