aviacion alemana que trajo a franco

El día 26 de abril de 1937, unos meses tras el golpe para derrocar al gobierno del General Franco contra el legítimo gobierno republicano de España, la pequeña localidad de Gernika fue atacada desde el aire. El escuadrón alemán llamado «Legión Cóndor» bajo orden de su Jefe de Estado Mayor, el General Wolfram von Richthofen, un hombre leal fan a Adolf Hitler, adjuntado con fuerzas italianas lanzaron a lo largo de tres horas mucho más de 7000 bombas sobre Gernika. Era día de mercado. El gobierno regional vasco registró después 1654 muertes. La mayor parte de las viviendas fueron demolidas; el resto fue asolado por las llamas.

Pero no fue solo Gernika, sino más bien asimismo otros sitios del Norte de España tal como entidades del Ejército Republicano y de las Brigadas De todo el mundo, que estuvieron expuestos prácticamente sin protección alguna a los bombardeos perpetrados por el aviación alemana y también italiana. Ciertos historiadores estiman que el acompañamiento aéreo prestado por el Régimen Nazi en las tropas de Franco fue definitivo para la victoria del mismo. Gernika fue la primera víctima y se transformó en el símbolo de la ocupación masiva y sin piedad de las bombas contra la población civil a lo largo de la II.

aviones

Guerra Mundial.

La Legión Cóndor llega al Aeródromo de la Zanja

Tras esta reorganización y con la visión puesta a reanudar las operaciones cerca de La capital de españa, el abultado del ingrediente aéreo de la Legión Cóndor se traslada en la época de noviembre de 1937 al aeródromo de la Zanja, a 7 km del Burgo de Osma, mientras que su cuartel general va a quedar predeterminado en Almazán. Esta localización en tierras sorianas no es fruto del azar y presentaba múltiples virtudes a la unidad alemana. De esta forma, desde esa ubicación se podría contemplar tanto el frente de La capital de españa como el de Aragón, se encontraba parcialmente próxima a Burgos y disponía del soporte logístico escencial que le daba la estación de ferrocarril aneja al campo de aviación. Esta parada, en la desaparecida línea Valladolid-Ariza, era fundamental, puesto que le dejaba recibir con velocidad recursos y recambios tanto desde su base logística en León como de los puertos de Vigo y Ferrol, donde se descargaba una gran parte de la su material. Por último la ciudad burguesa con unos 3800 pobladores, censo de 1940, podría proveer hospedaje a la tropa y oficiales en un ambiente seguro siendo región nacional desde julio de 1936.

Panorámica del Burgo de Osma en 1938. Compilación del creador.

La obra “El Frente de Tánger” reseñada en el presente artículo fue presentada en el Centro Cervantes de Tánger

ENTRADAS RELACIONADAS:

< p Donación de Leopoldo Ceballos López: memoria de la región en todo el mundo de Tánger y del Protectorado

Deja un comentario