as aviacion frances 1 guerra mundial

https://global-strategy.org/segunda-guerra-mundial-la-campana-del-oeste-el-ejercito-frances-en-1940-2/ La Campaña del Oeste. El Ejército francés en 1940 (2) 2019-09-13 17:14:08 Carlos Javier Frías Sánchez Artículo Estudios de la Guerra Segunda Guerra Mundial

Una característica que tuvo un encontronazo considerablemente mayor en el enfrentamiento de lo que podría suponerse antes de la guerra era la escasa autonomía de los vehículos franceses, singularmente del B-1 bis. Pensados para resguardar a la Infantería caminando mientras que cruzaba los diez o quince km de hondura de la situación protectora contrincante, su autonomía se reducía a 2 horas de marcha campo a través, periodo tras el como requerían abastecimiento.

El caza de combate

Los británicos habían experimentado con la iniciativa del caza de combate en 1911, pero generaron un modelo en avión y artillero, pesado y poco maniobrable. Pero quienes al final se transformaron en cazas de combate eran los aeroplanos utilizados ​​para el reconocimiento: monoplaza, rápidos y con motores poderosos pero para llevar solo a un individuo. Próximamente comenzó a pensarse en maneras de mejorarlos y también incluirles armas. El intelecto militar era clave para el buen avance de las operaciones terrestres; derruir los aviones podía diferenciarse. La cuestión era de qué manera. De a poco aumentaron la capacidad de los motores, dando origen a fuselajes mucho más resistentes y cargas mucho más pesadas (mucho más tripulación, bombas y armas). De cualquier manera, hasta la primavera de 1915 todo lo mencionado se proseguía realizando de manera tosca, con fusiles, pistolas y lanzando las bombas con la mano.

Fueron los franceses los primeros en desarrollar un sistema parcialmente aceptable para disparar desde los aeroplanos. En verdad, hasta la llegada de los Fokker alemanes, Francia fue la que llevó a la idea a la carrera tecnológica. En contra tuvo una menor producción que Alemania y peor organización, eso y que los germánicos les superaron un óptimo sistema de tiro. Desde 1914 el ingeniero francés Raymond Saulnier desarrolló un mecanismo para acompasar las ametralladoras montadas con las hélices de los aeroplanos. Hasta el momento se habían intentado acoplar al ala para no deteriorar las zapas de los biplanos, o en el de adelante a fin de que los pilotos apuntaran mejor y sostuviera el control de la aeronave, sin éxito alguno.

Fuentes

Los cañones de agosto. Treinta y un días que modificaron la faz de todo el mundo (Barbase W. Tuchman)/Invasion 1914. the world (Holger H. Herwig)/La guerra de Marne. La primera victoria aliada de la Primera Guerra Mundial (50 Minutos)/La auténtica historiadora de los Taxis de Marne (6, 7 et 8 septiembre 1914) (Henri Carré)/The First Battle of the Marne 1914. The French ‘milagro’ halts the Hermans (Ian Sumner y Graham Turner)/Wikipedia

Deja un comentario