accidente de aviacion de saint exupery en el sahara

Antoine de Saint-Exupery, escritor y creador de entre las novelas escenciales del Siglo XX, El Petit Príncep, fue además de esto un eximio conduzco de aviación que se ejercitó en distintas tareas del aire desde el instante en que logró su servicio militar en 1921 e inclusive el día de su desaparición – justo en lo prominente de un avión – en 1944.

A lo largo de su trabajo como cartero del aire, Saint-Exupery viajó incontables ocasiones por Europa, África y América y, sensible y espectador, aprovechó muchas horas de vuelo hacia intentar preservar en su memoria todos y cada uno de los panoramas que distinguía desde el aire: veía la manera de todo el mundo . Esta imagen onírica fue llevada después a su literatura, de un tono reflexivo y nostálgico así como él, un género de aire soñador y melancólico. Siempre y en todo momento etéreo.

– Sus primeras publicaciones fueron un éxito.

A lo largo de 1929 se publicó Courrier sur y para finales de 1930 Vuelo de nuit, las dos proyectos brindaron como resultado un éxito rotundo. En verdad, esto le valió para ganarse el premio Fémina, las dos publicaciones están similares con su experiencia como aviador.

Vivió en Concordia, Argentina, en el transcurso de un tiempo. Pero fue en Buenos Aires donde conoció a su mujer, Consuelo Suncín, una millonaria salvadoreña que asimismo se dedicó a la vida literaria como Antoine de Saint-Exupéry.

Anexo: seis oraciones sempiternas de El principito

  • “Todas y cada una la gente mayores fueron pequeños antes. (Pero escasas lo recuerdan)”.
  • “En el momento en que el secreto es bastante pasmante es imposible desobedecer”.
  • “Es considerablemente más bien difícil juzgarse a sí mismo que el resto. Si consigues juzgarte a ti eres un auténtico sabio”.
  • “Es triste olvidar a un amigo. No todos tuvieron uno”.
  • “Hete aquí mi misterio. Es muy sencilla: no se observa bien con el corazón. Lo fundamental es invisible en los ojos”.
  • “El tiempo que perdiste por tu rosa provoca que tu rosa sea tan esencial”.

Antoine de Saint-Exupery

Desaparición a lo largo de la 2ª Guerra Mundial

Si bien Saint-Exupery consiguió popularidad tras su muerte, la clave de su historia y su obra radica en su inexplicable desaparición a lo largo de su participación en la Segunda Guerra Mundial. Esta involucración inició en 1940, en el momento en que Saint-Exupery decidió enrolarse en el ejército para pelear contra los nazis. Aquí se incorporó como capitán de la fuerza aérea francesa y fue depuesto por el enemigo sobre la localidad de Arras poco tiempo después. Por fortuna, tanto él como su tripulación salieron indemnes del incidente, pero el escritor decidió distanciarse del cielo en el transcurso de un tiempo.

En el momento en que Francia se rinde frente a los nazis a fines de 1940, Saint-Exupery escoge exilarse a Novedosa York. Aquí realizó múltiples manifestaciones para incitar la involucración estadounidense en la guerra, pero ninguna tuvo efecto como lo logró Pearl Harbor. No fue hasta 1944 en el momento en que Saint-Exupery decidió reincorporarse nuevamente al ejército. En esa segunda participación, la lengua francesa – en vez de luchar – hizo metas de reconocimiento. No obstante, una de ellas – como ahora se ha citado antes – le haría ocultar enigmáticamente de la faz de la Tierra.

Entre las dunas, viendo al cielo

Fotografía: Keystone-France / Gama-Rapho vía Getty Images

Para llegar a la vieja Saigón, en Vietnam, desde la ciudad más importante francesa, había que pasar por Libia. En el norte del conjunto de naciones africano, el país tiene el área mucho más septentrional del desierto del Sáhara. Más allá de las adversidades que el viaje representaba, Antoine de Saint-Exupéry abordó una avioneta al lado de su ingeniero, André Prevot. Era 30 de diciembre de 1935.

Deja un comentario